LECHE MATERNA CONTRA EL CÁNCER

Hola de nuevo!! Hoy voy a hablaros de un tema que puede ser controvertido. Se trata del uso de la leche materna para combatir el cáncer. Como en otros asuntos, la primera vez que oí hablar de esta cuestión fue en el libro de Odile Fernández “Mis recetas anticáncer”.

El libro habla nada más y nada menos de una proteína que compone la leche materna, la lactoalbúmina que al unirse con un ácido graso conforma un complejo proteínico denominado HAMLET (lactoalbúmina alfa humana letal para células tumorales) que induce la muerte de las células tumorales, respetando las células sanas.

Esto se empezó a investigar hace años en la Universidad de Lund en Suecia por la doctora Catharina Svanborg. Los científicos analizaron el potencial de la leche materna como una posible fuente de tratamiento del cáncer en adultos. Tras realizar ensayos ‘in vitro’ y en ratones, el equipo sueco descubrió el mecanismo por el cual la leche humana combate las células tumorales. Y lo mejor es que solo mata a las células malas, al contrario que la quimioterapia, que arrasa con todas. También se hicieron estudios en pacientes con cáncer de vejiga y HAMLET igualmente funcionó. En la actualidad, se sigue investigando, aunque faltan más estudios que confirmen la eficacia de HAMLET en humanos.

Pues bien, yo leí toda esta información en el libro, pero en principio no me planteé hacer nada al respecto. Hasta que un día dos amigas de mi hermana que estaban lactando se ofrecieron a darme leche. Ante esa muestra de generosidad y solidaridad que me dejó sin palabras, accedí encantada puesto que no me iba a hacer ningún mal probar. Primero fueron ellas y luego dos mujeres más que ni siquiera me conocían y con las que contacté a través de una matrona fantástica de mi centro de salud.

Estuve tomando leche materna diariamente unos meses que abarcaron parte de la quimioterapia y otros más después de la misma. En ellos tuve un contacto muy estrecho con estas mamis que cada día, después de alimentar a sus bebés, se extraían más leche, la almacenaban para mí y yo la recogía regularmente en sus casas.

Bolsas de leche de mis mamis donantes.

Desconozco el efecto que la toma de leche materna tuvo en mi sanación, pero el caso es que la enfermedad desapareció.

Estoy inmensamente agradecida a todas estas mujeres maravillosas, solidarias y generosas que compartieron conmigo ese “oro blanco”, en un momento tan complicado para mí, y a las que me siento unida por un lazo muy especial ya que soy hermana de leche de sus niñas. Nunca lo olvidaré.

Si lo intentáis, tened en cuenta que han de ser mujeres sanas ya que en la leche hay anticuerpos pero también virus y bacterias (hepatitis, sida, …) y mantener unas pautas de higiene mínimas a la hora de sacar y almacenar la leche. Una vez extraída aguanta seis días en el frigorífico. También es importante no romper nunca la cadena de frío y, ante la duda, se puede congelar sin y no pierde sus propiedades.

Desde aquí les mando un abrazo enorme a mis mamis. Os quiero.

Fuentes:

Odile Fernández, Mis recetas Anticáncer.

Ho JCS, Nadeem A, Svanborg C. HAMLET – A protein-lipid complex with broad tumoricidal activity. Biochem Biophys Res Commun. 2017 Jan 15;482(3):454-458. doi: 10.1016/j.bbrc.2016.10.092. Epub 2017 Feb 3. Review.

PASTEL DE CHOCOLATE Y NARANJA

tarta de chocolate y naranja_poquito a poquito_cancer_6

El domingo celebramos un cumpleaños muy especial en la familia y para la ocasión me decidí a hacer este pastel de chocolate y naranja del magnífico blog que os recomiendo visitar  Danza de Fogones. Está realmente bueno!!! Se trata de una tarta de chocolate, plátano y naranja, vegana y saludable, sin azúcares ni grasas perjudiciales, como no podía ser de otra manera. Consta de dos partes: el bizcocho y el recubrimiento, por lo que si queréis también se puede hacer solamente el bizcocho que está delicioso y muy jugoso.

tarta de chocolate y naranja_poquito a poquito_cancer_1

Ingredientes:

Para el bizcocho:

  • 2 cucharadas de semillas de lino y 6 cucharadas de agua
  • 1 taza de harina de garbanzo (100 gramos)
  • 1 taza de harina de avena o de copos de avena triturados (100 gramos)
  • ½ taza de cacao en polvo sin azúcar (50 gramos)
  • ½ taza de azúcar de coco (100 gramos)
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 cucharadita de levadura
  • ½ taza de sirope de agave
  • 1 taza de zumo de naranja (250 mililitros)
  • ¼ de taza de aceite de oliva virgen extra (50 gramos)
  • 1 plátano

Para el recubrimiento:

  • ½ taza de agua (125 mililitros)
  • 200 gramos de dátiles
  • 2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar
  • 4 cucharadas de zumo de naranja
  • 1 poco de leche de avena

Para decorar 1 rodaja de naranja sin piel

Preparación:

Para el bizcocho:

Precalentamos el horno a 180 grados.

En una batidora o robot de cocina echamos las dos cucharadas de semillas de lino y las seis cucharadas de agua y los batimos. Reservamos.

En un bol ponemos todos los ingredientes secos (la harina de garbanzo, la harina de avena o copos de avena triturados, el cacao, el azúcar de coco, el bicarbonato y la levadura) y los mezclamos bien. En otro bol disponemos los ingredientes húmedos (la mezcla de lino y agua, el sirope de ágave, el zumo de naranja, el aceite y el plátano), los mezclamos y añadimos los ingredientes secos. Mezclamos con ayuda de unas varillas o de una espátula hasta que todos los ingredientes se hayan integrado y la mezcla sea homogénea.

Vertemos la mezcla en un molde engrasado con un poco de aceite y espolvoreado con harina de garbanzos para que no se pegue. En caso de que queramos desmoldar el pastel, os recomiendo mejor poner papel para hornear.

tarta de chocolate y naranja_poquito a poquito_cancer_3

Metemos el molde en el horno precalentado a 180ºC con calor arriba y abajo, sobre una rejilla y dejamos que se haga durante unos 35 ó 40 minutos. Sacamos, dejamos enfriar. Si queremos desmoldar, es el momento.

tarta de chocolate y naranja_poquito a poquito_cancer_4

Para el recubrimiento:
Añadimos todos los ingredientes del recubrimiento en una batidora o robot de cocina y batimos hasta que estén bien integrados.
Cuando el bizcocho esté totalmente frío podemos echarlo por encima y distribuirlo con ayuda de una cuchara o de una espátula.

Decoramos con una/s rodaja/s de naranja y ya está listo para chuparse los dedos!! Espero que os guste y os animéis a probarlo.

CREMA DE CHAMPIÑONES

Las setas son unos vegetales extraordinarios llenos de minerales (potasio, calcio, fósforo, magnesio, hierro, zinc, sodio), vitaminas y enzimas que ayudan a la digestión.

En Japón se comen muy habitualmente, y los que las consumen de forma regular presentan una mortalidad por cáncer muy inferior a la del resto de la población.

¿Por qué?

  • Se ha demostrado que las setas estimulan el sistema inmune, aumentando el número de células inmunitarias y su actividad, con lo que frenan el crecimiento de las células tumorales.
  • Ayudan a prevenir el cáncer. Con un consumo regular se puede llegar a disminuir el riesgo de algunos tipos de cáncer hasta un 50%.
  • Mejoran la eficacia de la quimio y de la radioterapia.
  • Atenúan los efectos de los tratamientos de quimio y radio, sobretodo ayudan a disminuir los vómitos.

CREMA DE CHAMPIÑONES_POQUITO A POQUITO_CANCER_3
Crema de champiñones

Las setas más antitumorales son maitake, shiitake, champiñón del sol, reishi y champiñones (las más conocidos en occidente). En otra ocasión os hablaré de cada una de ellas detenidamente. Es fácil encontrarlas en grandes superficies tanto frescas como deshidratadas. El agua utilizada para hidratar las setas no se tira, sino que puede aprovecharse como agua de cocción o incorporarlo directamente al plato que estemos haciendo.

Os animo a consumirlas a diario, introduciéndolas en sopas, cremas, patés, guisos, sofritos, ensaladas, etc. Y para ponerlo en práctica, aquí va la receta de esta sabrosa crema!!

 Ingredientes:

  • 200 gr de puerros
  • 800 gr de champiñones
  • 1 litro de caldo de verduras (se puede sustituir por agua)
  • 100 ml de leche vegetal
  • 50 ml de leche de coco
  • Aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • Un poco de cúrcuma fresca rallada (se puede sustituir por 1/2 cucharadita de cúrcuma en polvo)
  • Un poco de pimienta negra
  • Sal al gusto

CREMA DE CHAMPIÑONES_POQUITO A POQUITO_CANCER_1
Champis y cúrcuma fresca

Preparación:

Limpiamos y cortamos muy finitos los puerros. Los sofreímos en una olla con un poco de sal, aceite, la cúrcuma y la pimienta negra, hasta que estén pochados. Reservamos.

CREMA DE CHAMPIÑONES_POQUITO A POQUITO_CANCER_2

Limpiamos los champiñones y los cortamos en cuartos. Reservamos 3 ó 4 crudos para adornar los platos al final. El resto los disponemos en una sartén con un poco de aceite, sin que estén muy apiñados. Cocinamos a fuego medio hasta que estén dorados y se añaden a la olla de los puerros.

Agregamos también el caldo de verduras a la olla y cuando esté hirviendo, cocinamos a fuego lento durante 10 minutos. Entonces incorporamos la leche de coco y dejamos que reduzca 5 minutos.

Por último, trituramos todo. A la hora de servir, adornamos los platos con los champiñones crudos laminados que habíamos reservado, y a disfrutar!!! Espero que os guste y os animéis a probarla. A mi me encanta!!

PIZZA VEGANA

El otro día cenamos pizza en casa. Os paso la receta, porque está muy rica y como siempre súper saludable!!

PIZZA VEGANA_POQUITO A POQUITO_CANCER7
Pizza vegana

Ingredientes para la masa:

  • 270 ml de agua
  • 350 gr de harina de espelta
  • 150 gr de harina de centeno
  • 7 gr de levadura de panadería
  • 1 cucharadita de sal

Ingredientes para la pizza:

  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 cebolla
  • 1 manojo de espárragos trigueros
  • Orégano

Ingredientes para el queso vegano:

  • 180 gr de patatas
  • 70 gr de zanahorias
  • 35 gr de aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • 65 ml de agua
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • ¼ de cucharadita de ajo en polvo
  • ¼ de cucharadita de cebolla en polvo
  • Una pizca de sal
  • Un pelín de cayena

Empezamos colocando todos los ingredientes de la masa de pizza en un bol y comenzamos a amasarlos poco a poco, primero con una espátula y luego con las manos. Para facilitar el amasado y que no se nos pegue la mezcla en las manos, podemos untarlas con un poco de AOVE. Por supuesto, si tenemos termomix o algún procesador de alimentos, se puede amasar ahí.

Cuando obtengamos una masa uniforme, dejamos reposar en el bol a temperatura ambiente un mínimo de 2 horas. Se puede dejar más tiempo sin problema: de la mañana a la noche, e incluso de un día para otro.

Mientras tanto, podemos ir preparando tanto el queso vegano, como el propio relleno de nuestra pizza.

Comenzamos con el queso vegano. La receta es tal cual la del estupendo blog  danza de fogones Pelamos y troceamos las patatas y las zanahorias, y las cocemos durante unos 20 minutos o hasta que estén tiernas. Tras esto, las batimos junto al resto de ingredientes del queso (es decir, junto al AOVE, agua, zumo de limón, levadura de cerveza, cayena, sal, ajo y cebolla en polvo). Batimos hasta que los ingredientes estén bien integrados. Ha de quedar una textura cremosa y sin grumos.

PIZZA VEGANA_POQUITO A POQUITO_CANCER5
Queso vegano

Por otra parte, picamos en tiras las verduras que hayamos elegido para hacer el relleno de nuestra pizza. En nuestro caso: pimiento rojo, pimiento verde, cebolla y espárragos trigueros. Cocinamos en una sartén a fuego medio. Los espárragos como se hacen pronto, mejor los añadimos al final. Toda esta verdura ha de quedar a medio hacer, ya que luego irá al horno.

PIZZA VEGANA_POQUITO A POQUITO_CANCER6

Transcurridas al menos las 2 horas de reposo de la masa, pondremos papel de horno en una superficie plana y, espolvoreando previamente la masa con un poco de harina, la extenderemos con la ayuda de un rodillo, lo más fina posible. Luego la colocamos  encima de la bandeja del horno donde la meteremos durante unos 10 minutos a 150 ºC.

La sacamos del horno y extendemos tomate frito por encima. La salsa de tomate frito que normalmente utilizamos en casa es la de la foto, porque es ecológica y no contiene azúcar, y creedme, es complicado encontrar una que cumpla estos dos requisitos.

Tras extender el tomate, hacemos lo propio con el queso vegano, y por último añadimos las verduras hechas en la sartén.

Lo metemos al horno  a 180 ºC durante unos 15 minutos. Como el tiempo va a depender del horno e incluso de cómo de fina o de gruesa hayamos hecho la pizza, es recomendable vigilar la cocción. Justo al sacarla del horno, espolvoreamos un poco de orégano al gusto.

Y ya podemos disfrutar de nuestra riquísima pizza vegana! Espero que os guste y os animéis a probarla!!